Make your own free website on Tripod.com
Antes contra la República de Indios, ahora contra la República de Cholos
ZONAS DE EMERGENCIA: 472 AÑOS DE EXTRANJERIZACIÓN
DE NUESTRA DEFENSA NACIONAL

Reservista Alfredo Sauñe

"Nuestros pecados no merecieron tales señores, antes fuera ocasión que entrasen a nuestra tierra estos barbudos siendo la suya tan lejana de ella; predican uno y hacen lo otro, todas las amonestaciones que nos hacen las obran al revés. No tienen temor a Dios ni vergüenza, tratánnos como a perros, no nos llaman de otros nombres. Su codicia ha sido tanta que no han dejado templo ni palacio sin robar, más no les hartarían aunque las nieves del Ausangate se vuelvan oro. Quieren repartir como han comenzado, todas la provincias, dando a cada uno de ellos una para que cuando siendo señor de ella la pueda robar. No será cosa justa ni honesta que tal consintiéramos, sino que procuremos con determinación morir sin quedar ninguno, o matar a estos enemigos tan crueles..." (Manco Inca, antes de iniciar su guerra de liberación nacional – Juramento de Calca / Urubamba – Valle Sagrado).

La subversión en nuestra Patria, y con ello la imposición de las Zonas de Emergencia no empieza con Sendero Luminoso en Chus- chi de 1980, ni con el MIR en Mesa Pelada de 1965, ni mucho menos con la creación del Partido Socialista por Mariátegui en 1929. No se genera, pues, en función al Factor Clasista... sino que lo hace en función al Factor Etnocultural Incaico: Desde el día siguiente del asesinato del Inka por los extranjeros "gflobocolizadores", Pizarros y Almagros, en la emboscada de Cajamarca de 1532 (en que de "pasadita" inauguran en estas tierras la floreciente industria del "secuestro").
Son los estándares etnonacionalistas los que, desde hace 5 siglos, han enfrentado y subvertido el Orden Occidental, Globalizador y Extranjerizador impuesto por vía de las armas en los andes. Desde el cura Valverde hasta el actual Cipriani, desde Almagro hasta los actualísimos Gino Costa, Rospigliosi y Reátegui. Desde Pizarro hasta el actual Felipillo (Toledo)… Tiempo quincuacentenario en donde la historia negra ha mantenido inalterable su fondo, pero eso sí, modernizando sus formas: Frontera Ideológica, Defensa Interior del Territorio (DIT), Doctrina de Seguridad Interna, Pentagonización, Proyecto Democracia, Guerra contra las Drogas (DEVIDA), etc, etc y etc.
Y esto no lo pueden entender sus aulicos asalariados como los "especialistas" Carlos Tapia y Raúl Gonzáles (asiduo concurrente al SIN de Montesinos y "típico politólogo a sueldo") quien no cesa en su pretensión de "intersectar" en un sólo y único perfil cultural y étnico a Marx con Manco Cápac. No diferencia -en su ignorancia histórica- Factor Clasista de Factor Etnocultural.
La premura del pizarrista Gonzáles como del almagrista Tapia, es crear artificialmente una vinculación entre Abimael Guzmán con Ollanta Humala; para generar el "preámbulo" represor, bajo el mote de "terroristas", contra los reservistas.
Confunden exprofesamente terrorismo con subversión. Se "olvida", también expro-fesamente, que son los reservistas los que hicieron huir al Japón a Fujimori y que contribuyeron decisivamente al surgimiento de una "transición" que –luego de 4 años- ha resultado una estafa. Por consiguiente se han vuelto a movilizar con toda justificación contra un gobierno degenerado en porquería.
¿Son subversivos los etnocaceristas? ¡Claro que sí y a mucha honra! Es síntoma de salud mental. ¿No cree acaso –amigo lector- que sentirse "bien" en un ambiente enfermo es alarmante? Es pues, el etnocacerismo, cosa de machos.
De atentar, el estado Criollo –traidor hasta la médula- contra los valerosos reservistas, estos no se quedaran cruzados de brazos. Reempren-derán las marchas etnoca-ceristas, esta vez en modalidad armada, que pararán hasta el Palacio "de Pizarro", próximo a ser nacionalizado. Simplemente se acelerará la historia, que ahora sopla del lado de Manco Cápac, para pesar de los kuczinskys, rospigliosis, ciprianis y -claro- del Felipillo de palacio. Entonces la "Zona de Emergencia" la trasladaremos desde los heroicos valles cocaleros a los putrefactos Congrezoo y casa "de Pizarro", para enterrarlos de una por siempre, previos degradamientos y fusilamientos de vladige-nerales que traicionaron –traficando armas al Ecuador- cuando nuestros camaradas morían en la Cordillera del Cóndor. Miserables de mierda, les ajustaremos cuentas… ¡Nosotros, la tropa del Perú!